16 diciembre 2007

Punto y aparte

Se echaron a reir y ella se puso colorada. Se miraron otra vez en silencio. A ella le hubiera gustado decir que le necesitaba, que algo le inducía a no parar de mirar sus labios, que estaba loca. Pero no dijo nada, sólo se movió ligeramente de entre sus brazos, separándose, y separando su olor del presente y el pasado. Pero ese olor era el mismo y no había una distinción llamativa. Un ciclo.
Y no podía permitirse el lujo de seguir sus huellas, porque no eran más que eso cuando se daba cuenta que el camino de él... era distinto.
Y lo tiró.
Su corazón para dejar de sentir con él.

2 comentarios:

Mr.Funk dijo...

Se puede saber que te pasa?
Estas psicoticodeprimida o que!

Mrs.Key dijo...

me tranquiliza saber el motivo del libro, me tranquiliza, y mucho.
te quiero caracoooola.