25 enero 2009

Mi circo


Creo que he sido el payaso de circo más llorón de todo el espectáculo. Mis acrobacias no han tenido éxito.
En la bicicleta me caí más de una vez. Las tartas me han explotado en la cara, y encima no eran de mi sabor favorito.
Se me salieron los zapatos al intentar bailar, y yo pensaba que llevaba mis calcetines de la suerte.
La gente no se ha reído de mí. Es más, han sentido lástima.
Pero yo me esforcé como ninguno. Yo he trabajado más que nadie para ser como he sido encima y debajo de un escenario. Y porque la gente siente lástima al verme, no voy a cambiar tanto esfuerzo.
El espectáculo debe continuar. ¿Te unes?

Los buenos payasos duran y perduran,
nunca se separan. Son verdaderos.
Aunque no existan los aplausos.

23 enero 2009

Mil



BIENVENIDO,
BIENVENIDAS
SEAN LAS IDEAS.