13 mayo 2009

Querida vida

Dos puntos.
Tiempo perdido, demasiados errores, y un límite de 12 días laborales para poner en orden todo un año de estupideces. Supongo que mi mentalización ha llegado demasiado tarde.
Mis sentidos me han traicionado, me han abandonado, han jugado conmigo, he jugado, y hasta han dudado de mí. Vida, me has dejado sola. Y se hace muy difícil sin tí. Vida, por favor, despierta.