07 abril 2010

Zumbido

Parece como si volviéramos a ser dos extraños. Pero esta vez, dos extraños que se conocen muy bien. Hemos vivido juntos lo suficiente como para saber quiénes somos cuando estamos juntos. Me se tus coletillas de memoria, me desespera que absorbas la comida, y que no me dejes dormir con tantas cosas que me tienes que contar y en realidad no me dices nada.
Lo peor de todo es que si me dejaran otra vez volver hacia atrás, cometería el mismo error de conocerte. Una y otra vez me autodestruiría para volver a dar contigo.

No hay comentarios: