01 septiembre 2010

#12

Nos moríamos de sed, como si fuera lo más normal del mundo y algo rutinario.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

digamos que estaba probando los limites de la realidad por pura casualidad. el caso es que he preferido ser odiado como Erich von Stroheim en las peliculas, el hombre al que amabas odiar. su destino es ser ironico como que el valor quiere al rey, esencialmente una situacion estupida. salgo al escenario y aullo para la gente, en mi ellos ven exactamente lo que quieren ver. Unos dicen el rey lagarto, sea cual sea el sentido; o un demonio vestido de cuero negro sea cual sea el sentido. Pero yo pienso en mi mismo como en un ser humano sensible e inteligente, pero abrumado por un alma de payaso que siempre me obliga a jorobarla en el momento mas crucial. soy un falso heroe, una broma que los dioses me han gastado.

(Jim Morrison)

Clementine dijo...

Me gusta este lugar,
te sigo :)