18 octubre 2010

#14

Ayer me dijeron que parecía sacada de un cuento como el de Amélie.

3 comentarios:

Leonardo dijo...

existe un culto en nuestra generación que basa las relaciones en esa película. Creemos en el amor de las rarezas, somos gente que disfruta de sus peculiaridades y buscamos a otra gente con la que compartir rarezas, ver la vida de una manera extraña y refrescante. Pero como en todas estas situaciones existen oposiciones, no todos podemos ser Amélie porque la gente así son rarezas de la naturaleza, son pura inconsintencia que choca con la realidad trastocándola y el resto son puros intentos de lucha interior sin identidad propia. No te conozco, pero compararte con Amélie es algo muy bonito pero muy atrevido.

Snail dijo...

Las cosas extrañas, las rarezas de la gente nos gustan porque nos hacen evadirnos de lo que es rutinario, lo qe esta asociado a la normalidad.
Pero quienes somos nosotros o cualquiera para juzgar entre normalidad o rareza en estos tiempos?
Lo bello es tener características que te hagan diferente.

Te doy la razón. Es bonito y atrevido.
Aunque no me compararan directamente con ella sino simplemente como cuento.

Un beso Leonardo :)

Ivan Margusino dijo...

y yo estoy de acuerdo:)
pequeña snail
muaa