14 enero 2011

#24


Se dio cuenta de la vida al mismo que tiempo que yo y de repente... pum, se enamoraron más que nunca desde Enero. Te hablo de equilibrio, tú de felicidad. Tú de mañanas, yo de noches. Ya van cuatro inviernos en los que nos revolcamos por el suelo, me irritas la piel, te necesito para dormir, y nos comemos por inercia. Ya son cuatro inviernos en los que nuestras manos agarradas han derretido el hielo. Cuatro inviernos desde el primer verano.
Resistiendo a cualquier temporal.



No hay comentarios: